José Antonio – la historia del profesor de la guitarra

Este artículo también existe en: Francés Inglés

José Antonio es uno de los mas antiguos colaboradores de la fundación. Nacido en Puerto Plata durante los últimos años de la dictadura de Trujillo, nunca perdió su optimismo a pesar de la difícil realidad de aquellos tiempos. En condiciones normales su sonrisa nunca lo abandona, y se hace aún más radiante cuando cuenta sobre su encuentro con Jaclyn y sus niños en la playa de Boca Chica. Era la primera generación de Eneditos, “niños peleones y muy duros”, dice el profesor riéndose imitando unos movimientos de boxeo. José Antonio estaba simplemente tocando la guitarra en la playa, pero con suficiente aura, de talento y de buen humor para atraer la atención de la mamá de la “manada”.

José Antonio - profesor de la guitarra

José Antonio – profesor de la guitarra

Hubo una conexión inmediata y algunos niños demostraron rápidamente su talento. José Antonio es el mayor de trece hermanos y padre de cuatro varones por lo cual está acostumbrado a estar rodeado de muchachos y se le hace fácil considerar los Eneditos como miembros de su propia familia. Sus primeros alumnos de la fundación, Pancho (Samuel) y Oliver, formaron durante un tiempo un dúo prometedor. Hasta el día de hoy, nos regalan de vez en cuando algunas piezas, acompañadas de sus bellas voces. Parece que a José Antonio no le pesan sus sesenta años. Continúa viviendo de su música, tocando cuatro noches por semana en un hotel de Boca Chica y enseñando a jóvenes de varias parroquias. sin olvidar sus dos visitas semanales a La Casa, trayendo su guitara y su alegría.

Cuando un amigo de Jaclyn le ofreció una guitarra, no le fue difícil decidir a quien dársela. Estaba como nueva y de muy buena calidad, demasiada buena para confiársela a los jóvenes de la Casa Uno, quienes a pesar de su buena voluntad, le falta a veces un poco de delicadeza. Sin embargo era perfecta para José Antonio, una herramienta de trabajo que le permite mantener su familia y vivir su pasión de la música, la cual comparte con su esposa y sus hijos. Al momento de abrir el forro del precioso instrumento, sus ojos se iluminaron aún más y se precipitó con gran alegría para tocar algunos acordes.

Texto: Paul Jouanny

PhilippeJosé Antonio – la historia del profesor de la guitarra

Related Posts

¡ENED tiene talentos!

Florence, profesora de teatro, se quedó asombrada por el talento de los Eneditos cuando fue a compartir su pasión con ellos. Les presentamos aquí su testimonio.

saber más...

Creciendo ayudando a los demás

Una de las metas más grandes de ENED es la relación con la comunidad. ENED quiere establecerse como actor local para ganar el apoyo y la cooperación del vecindario. Es una de las razones principales por las cuales empleamos los colaboradores en el vecindario y por lo cual nosotros, dos voluntarios franceses, hemos elegido establecernos

saber más...